FAMILIAS QUE CONSTRUYEN PAÍS: Espinoza Fernández

FAMILIAS QUE CONSTRUYEN PAÍS: Espinoza Fernández

Helados Efe ha sido a lo largo de los años una de las marcas más importantes y emblemáticas de Venezuela, Su gran variedad, calidad y distribución los ha posicionado como una de las principales opciones en este rubro. Hoy en día pertenecen al grupo de Empresas Polar. Pero, ¿sabías que no siempre formó parte de esta organización? El 8 de mayo de 1926 los esposos Alberto Espinoza y Mila Fernández de Espinoza decidieron emprender con la venta de “heladitos artesanales” en una casa situada en la popular esquina de Ferrenquín a La Cruz, en la parroquia La Candelaria. 

El negocio fue prosperando rápidamente y los helados cada vez tenía mayor demanda entre los vecinos de la zona, por lo que decidieron montar una pequeña fábrica de helados allí mismo con el propósito de aumentar la producción y satisfacer la demanda de su clientela.

Al momento en que iniciaron el plan de producción artesanal se percataron que los “heladitos artesanales” debían tener un nombre, una marca comercial, un sello de identidad, es entonces cuando se dieron a la tarea de llamar a los helados de alguna manera. En la búsqueda de un nombre para su producto se les ocurrió combinar algunas letras de sus apellidos, la inicial de Espinoza (E) y las dos primeras letras de Fernández (FE) y de esta manera nació el nombre de la marca de los los más famosos helados de Venezuela, Helados EFE.

Su popularidad seguía creciendo, y ya simplemente el nombre no bastaba para identificar a la marca, necesitaban algo más, por lo que en 1929 el pintor margariteño Pedro Ángel González fue el responsable de crear el primer logotipo utilizado por Helados EFE, cuya representación tipográfica recuerda a la usanza de los tipos de madera en aquellos viejos carteles.

La producción de Helados EFE seguía aumentando con el tiempo, aquellos helados caseros que iniciaron con una batidora y algunos algunos moldes, se vieron obligados a crecer por la propia demanda del producto, además de un plan de distribución que permitiera llegar a muchos más espacios de aquella Caracas de la década de 1930, por lo que incorporaron unos carritos de fibra de vidrio diseñados por Avelino Pinho Pires. El éxito no se hizo esperar, ya que quienes lo degustaban enseguida querían repetir y pedían más. Con esta estrategia el negocio de helados se consolidó y se vieron en la necesidad de seguir aumentando la distribución de forma progresiva.

Para el año 1941 la popularidad de los helados había crecido tanto que se requirió un incremento en la escala de producción. Es entonces cuando trasladan la fábrica a Puente Brión, en la misma parroquia La Candelaria, a un local que permitiera mayor capacidad productiva y capacidad para atender demanda existente. De esa pujante forma, la empresa continuó su ritmo de expansión durante los años 40 y 50, convirtiéndose en una Sociedad Anónima y luego, tras un significativo incremento del capital social, se inscribió en la Bolsa de Valores de Caracas.

En 1956 inauguraron una planta productora industrial ubicada en la calle Adrián Rodríguez en la urbanización Chacao, compraron varios camiones y establecieron una flota de distribución a fin de abastecer a todas Caracas de una manera más eficiente.

En 1987 Empresas Polar adquiere la mayoría de las acciones de Helados EFE, incorporándola en la organización de Polar adscribiéndose al negocio de alimentos de la misma y es ahí donde la producción se masificó aún más y hoy en día la distribución es para todo el territorio nacional. Sin embargo, en la páginas de la historia de Helados EFE siempre estarán presentes los nombres de Alberto Espinoza y Mila Fernández de Espinoza, quienes con esmero, dedicación y calidad lograron erguir un negocio próspero que supo adentrarse en el gentilicio de los venezolanos.

También te puede interesar:
FAMILIAS QUE CONSTRUYEN PAÍS: Kerese

Facebook Comments